El cambio climático podría acelerar la propagación del virus del Nilo Occidental

El virus del Nilo Occidental, que los mosquitos – como vectores principales – transmiten a los humanos, llegó a América del Norte por primera vez en 1999. Desde entonces, se ha convertido en la infección más común transmitida por mosquitos en los EE.UU., Canadá y Europa.

Los modelos científicos de la Universidad de Stanford, California, ahora predicen que el virus se propagará más fácilmente en las zonas más frescas del país a medida que aumenten las temperaturas medias de verano debido al cambio climático.

El aumento de las temperaturas también significará probablemente que la transmisión estacional del virus comience más temprano en la primavera y termine más tarde en el otoño.

Sin embargo, al mismo tiempo, el virus puede propagarse con menos facilidad en las zonas más cálidas.

El modelo sugiere que la temperatura óptima para la transmisión es de 24-25°C (75.2-77°F). Alrededor del 70% de la población de los Estados Unidos vive en regiones donde las temperaturas de verano están actualmente por debajo de este rango, mientras que el 30% vive en áreas por encima del rango.

Los autores escriben en la revista eLife, «podríamos esperar un aumento neto de la transmisión del virus del Nilo Occidental en respuesta al calentamiento del clima, incluso cuando las temperaturas calientes suprimen la transmisión en algunos lugares».

Un cuadro complejo
«A medida que el clima se calienta, es fundamental comprender cómo los cambios de temperatura afectarán la transmisión de enfermedades transmitidas por mosquitos», dice la autora principal Marta Shocket, que era becaria de postdoctorado en Stanford cuando se desarrollaron los modelos y ahora es investigadora postdoctoral en la Universidad de California, Los Ángeles.

Aparte de la temperatura, muchos factores pueden contribuir a las tasas de transmisión de los virus transmitidos por mosquitos, entre ellos la utilización de la tierra, las medidas de control y la evolución de los virus y sus insectos vectores.

«El cambio climático está a punto de aumentar la transmisión del Nilo Occidental y otros virus transmitidos por mosquitos en gran parte de los Estados Unidos», dice la autora principal Erin Mordecai, Profesora Adjunta de Biología en Stanford.

«Pero estas enfermedades también dependen del contacto humano con los mosquitos que también están en contacto con la vida silvestre. Así que factores como el uso de la tierra por parte del hombre, el control de los mosquitos, las adaptaciones de los mosquitos y los virus, y la aparición de nuevos virus hacen que sea un desafío predecir el futuro de las enfermedades transmitidas por los mosquitos».

Los principales huéspedes de todos los virus que estudiaron son las aves silvestres -que actúan como «reservorios» de infección-, por lo que su cambiante rango geográfico también contribuirá a los cambios en las tasas de transmisión, dicen los investigadores.